lunes, 18 de mayo de 2009

Esquizofrenia catatónica



Esquizofrenia catatónica

J.F. es una mujer diagnosticada de esquizofrenia catatónica. Al preguntar sobre su información personal, nos cuenta que tiene 29 años y que por un error en el Registro Civil en su carné de identidad aparece la edad de 51 años, su edad verdadera. Confiesa que un accidente automovilístico la dejó con hemiparesia izquierda, es decir, el debilitamiento de un lado de su cuerpo (Nacional Institute of Neurological Disorder and Stroke). También nos relata que ella es abogada e hizo un posgrado en Francia y admite que su madre padeció epilepsia, pero en el transcurso de la sesión se hace evidente que parte de la información que nos relata no es fidedigna porque contradice sus declaraciones. Por lo tanto, no se puede corroborar su testimonio. La paciente fue trasladada por carabineros al psiquiátrico, ya que se encontraba provocando “desorden en la vía pública” al estar semidesnuda, atada de pies y en una extraña e incómoda posición en el sector de Santiago centro, frente del Palacio de La Moneda. Se deduce que su ingreso fue involuntario por trastornos de conducta. En el momento en que fue ingresada, J.F. vocifera incoherencias, y luego de esto mantiene la extraña posición fetal por varias horas.

En la entrevista, tres meses después de su ingreso, la paciente se encontraba nutrida y aseada, en silla de ruedas y semiparalítica, aparentemente como secuela de un accidente vascular isquemico. Los accidentes cerebrovasculares de tipo isquémico. (Un tipo de ACV muy común y que generalmente resulta del taponamiento de las arterias). Se produce debido a la acumulación de colesterol y otras sustancias en la pared de las arterias formando una placa, la cual aumenta con el paso del tiempo. A menudo dificulta el flujo apropiado de la sangre, lo cual puede hacer que ésta se coagule y produzca un émbolo o un trombo dependiendo si puede desplazarse o no. El estancamiento pudiese provocar hipoxia (falta de oxígeno) y un daño consecutivo a nivel motor que afecta, por lo general, la extremidad superior izquierda. (Medlineplus)

Al expresarse, su lenguaje era normal, al igual que su ánimo y su psicomotricidad. No presentaba problemas en la ubicación espacial ni en la temporal, se encontraba lúcida, aunque nos comentó que el día en que la encontraron los carabineros, antes de salir de su casa, comenzó a ver luces intensas, aunque lo atribuye a drogas que podrían haber sido ingeridas por casualidad ya que eran de otra persona. No sufría trastornos del sueño y su actitud era confiada. Durante la sesión se le fue aplicado el test MMSE en el cual obtuvo 28 puntos de los 35 que se le fueron evaluados., ya que por su deficiencia motora no se realizó por completo, lo que impide su completa evaluación. En el GDS obtuvo 3 puntos, esto significa que la paciente no sufre de depresión. Y por último, en la escala de ansiedad Zung obtuvo 27 puntos, interpretándose como ansiedad normal.

La esquizofrenia es un trastorno que se caracteriza por distorsiones fundamentales y típicas de la percepción, del pensamiento y de las emociones, estas últimas en forma de embotamiento o falta de adecuación de las mismas. En general, se conservan tanto la claridad de la conciencia como la capacidad intelectual, aunque con el paso del tiempo pueden presentarse deficiencias cognoscitivas. El trastorno compromete las funciones esenciales que dan a la persona normal la vivencia de su individualidad, singularidad y dominio de sí misma. El enfermo cree que sus pensamientos, sentimientos y actos más íntimos son conocidos o compartidos por otros y pueden presentarse ideas delirantes en torno a la existencia de fuerzas naturales o sobrenaturales capaces de influir, de forma a menudo bizarra, en los actos y pensamientos del individuo afectado. El afectado se siente el centro de todo lo que sucede. (CIE-10, clasificación estadística de enfermedades y problemas relacionados con la salud, décima edición)

Según su historial la paciente había sufrido de un episodio de catalepsia, flexibilidad cérea, en posición fetal. Además de padecer un episodio de negativismo extremo, resistencia aparentemente inmotivada a todas las órdenes o mantenimientos de una postura rígida en contra de los intentos de ser movido. Estos síntomas de la paciente apuntan al diagnóstico clínico de esquizofrenia catatónica que se puede identificar con la presencia de trastornos psicomotores graves, que varían desde la hipercinesia al estupor o de la obediencia automática al negativismo. Durante largos períodos de tiempo pueden mantenerse posturas y actitudes rígidas y encorsetadas. Otra característica llamativa de este trastorno es la excitación intensa (DSM-IV, manual de diagnostico y estadístico de los trastornos mentales, Ed. Cuarta, año 1996).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada